Valor a trabajar durante el curso

Cada curso escolar se trabaja un valor de los recogidos en el PEVI, que se lleva a cabo en las tutorías con los alumnos y a principio de curso con los profesores.

Los educadores Vicencianos entendemos la educación como tarea humanizadora, una tarea que debe favorecer, potenciar y desarrollar en los alumnos sus posibilidades más humanas; es por ello que cada curso nos proponemos incidir en un determinado valor. Este curso (2014-2015) queremos trabajar desde y en torno al valor “Sentido crítico

Pensar críticamente encierra al arte de hacernos cargo de nuestra mente, y al lograrlo, nos hacemos cargo de nuestra vida.

La reflexión, el ejercicio prudente y lúcido del pensamiento, es discernimiento de lo que es verdadero y bueno, es luz que ilumina los criterios del actuar, es puerta de acceso a la interioridad. Todo buen educador -profesor- sabe que un aspecto fundamental de su tarea es fomentarla, porque sólo con ella se pueden descubrir y apreciar la verdad y el bien sobre los que se puede construir libremente un proyecto personal que valga la pena. Si no hay reflexión y criterio propio no habrá libertad responsable.

Los profesores debemos fomentar en los alumnos la capacidad de discernir, que poco a poco aprendan a pensar por sí mismos, a decidir por sí mismos y a actuar por sí mismos con rectitud, de forma que sus criterios de juicio, sus actitudes y sus decisiones sean positivas y valiosas. Que aprendan a reconocer lo que es auténticamente valioso en la vida y a distinguirlo de lo que no lo es, aunque aparente serlo; que reconozcan la importancia de hacer el bien y evitar el mal, aunque sea con esfuerzo.

  • Buscar la verdad, el bien y la belleza en lo que se hace, se conoce, se emprende.
  • Distinguir la diferencia entre el valor aparente y engañoso de ciertas acciones, a pesar de ser agradables o fáciles de realizar, y el valor auténtico de otras más costosas
  • Pararse a pensar antes de actuar para apreciar el valor de lo que se va a hacer, la intención que lo mueve y sus posibles consecuencias. Previsión y planificación de las actividades 
  • Percatarse del valor que a corto y largo plazo pueden tener pequeños gestos, acciones, detalles o comportamientos
  • Reflexión habitual acerca de lo ya realizado, para valorar la finalidad o intención, el contenido y rectitud de lo que se hace, el logro de los objetivos, el esmero en la realización, las consecuencias que se han seguido.
  • Coraje para asumir con sencillez y lealtad las consecuencias desagradables de las propias decisiones.
  • Defender las propias opiniones y convicciones con argumentos y razonamientos adecuados, y estar dispuestos a cambiarlas si se comprueba que están equivocadas
  • Tomar decisiones sin dejarse llevar por el propio interés, o dejarse arrastrar por los demás, por el deseo inmediato o el estado de ánimo, y juzgando con sentido del deber
  • Adquirir sentido crítico ante los mensajes consumistas que presentan la publicidad y los medios de comunicación

Pueden descargarse nuestro material pulsando sobre este enlace