Formación.

La Fundación Marillac entiende la formación como un proceso permanente que se lleva a cabo a través de actuaciones a corto plazo, se desarrolla a largo plazo y está orientado hacia el futuro. Es una exigencia constante de la acción educativa.

Todo educador debe estar implicado en la tarea de su formación permanente como persona, como profesional y como miembro de un equipo educativo. Es consciente de que dicha formación contribuye a su enriquecimiento personal y a mejorar la calidad de la enseñanza y el funcionamiento de los Centros.

El proceso de formación abarca todos los ámbitos del educador, sin embargo creemos necesario incidir en distintos aspectos según la tares de los destinatarios:

Programas de formación para la misión educativa y evangelizadora dirigida al profesorado:

  • Formación inicial
  • Formación permanente de los educadores
  • En los ámbitos pedagógico, pastoral, social, espiritual y de gestión
  • Formación en el carisma institucional

Programas y procesos de formación para personas que puedan asumir responsabilidades de dirección, coordinación, animación y gestión.

Programas de formación dirigidos a otros grupos de la comunidad educativa.

El programa de formación se concretiza cada curso escolar, según las necesidades concretas de los centros.